HISTORIA

DOCUMENTAL: Una Gran Nube de Testigos – Historia IACH

¿Qué es la Iglesia Anglicana?

Una Iglesia histórica

Los libros escolares de historia suelen decir que la Iglesia Anglicana fue inventada por Enrique VIII para legitimar su divorcio. No obstante, debemos decir que la participación de Enrique VIII en la vida de la Iglesia Anglicana consistió en independizarla de la jurisdicción romana. La Iglesia se encontraba en un proceso de reforma que culminaría en el tercer reinado posterior al citado Enrique.
Tan antigua es la presencia del cristianismo en Gran Bretaña, que algunas tradiciones dicen que su fundador fue José de Arimatea, e incluso hay otras que sugieren un viaje misionero del propio San Pablo como origen del anglicanismo.
Sea como sea, el primer hecho histórico que podemos mencionar es la presencia cierta de tres obispos ingleses en el Concilio de Arles, celebrado el año 313.

Una Iglesia reformada

El redescubrimiento de la doctrina de la justificación por la fe por parte de Lutero echó a andar un proceso de reforma de la anquilosada iglesia medieval, sobrecargada de penitencias, peregrinaciones, ayunos, absoluciones, austeridad, misas, reliquias, indulgencias y tantas otras actividades que daban cuenta de su intención de alcanzar la salvación por medio de las obras humanas.
Con el antecedente de Juan Wycliff, quien ya había hecho traducir la Biblia al inglés, la Iglesia de Inglaterra era campo propicio para recibir este redescubrimiento, al influjo del cual brotó una gozosa libertad espiritual imposible de ser contenida por las formas medievales.
La ley que negaba la supremacía papal, presentada por el rey al Parlamento en 1534, dio inicio a la Reforma de la Iglesia en Inglaterra.

Una Iglesia bíblica

El único avance en tiempos de Enrique VIII fue la provisión de biblias en inglés para cada iglesia local. El ímpetu reformador se produce bajo Eduardo VI, período en el cual el entonces Arzobispo de Canterbury, Tomás Cranmer, elabora el “Libro de Oración Común” cuyo origen y propósito es la búsqueda y establecimiento de la verdad bíblica en la vida de la iglesia y de los creyentes. Este libro y sus ediciones posteriores han impreso en el anglicanismo su carácter distintivo.

Una Iglesia comprensiva

Los sufrimientos propios del proceso reformador impulsaron a la Reina Isabel I a darle a la Iglesia un carácter comprensivo y tolerante “no inquiriendo demasiado en las consciencias”. Los 39 Artículos de Religión, aprobados en 1562, definieron los límites de esta política comprensiva, estando la Iglesia dispuesta a la permanente revisión de su teología y de su práctica a la luz de las Sagradas Escrituras.
La expansión de la Iglesia Anglicana todo el mundo, penetrando en las más variadas culturas, ha sido posible gracias a ese espíritu comprensivo que, confiando en la autoridad del Espíritu Santo, evita forzar a sus fieles una conformidad absoluta.

Una Iglesia católica (Universal) y protestante

La Iglesia Anglicana se considera a sí misma parte genuina de aquella verdadera iglesia, la Iglesia universal, que en todas partes y por todos los siglos ha confesado a Jesús como su Señor y Salvador, no olvidando nunca que la tradición eclesiástica es inferior a la tradición apostólica contenida en la Escritura. Y es precisamente este punto el que explica su protestantismo: no como oposición al catolicismo original sino como su salvaguardia, pues conservar el valor autoritativo de la tradición apostólica es precisamente el objetivo de la Reforma protestante.

Una Iglesia sudamericana

No detallaremos aquí la gran obra del anglicanismo en Brasil y otras zonas del norte de Sudamérica, sólo daremos un panorama de su participación en el cono sur, en donde además de establecer capellanías inglesas en varias ciudades, inició una sacrificada labor entre los nativos de la Patagonia, del Chaco y de la Araucanía.
El capitán Allen Gardiner llega a Chile en 1838 con el proyecto de llegar al pueblo mapuche. Las dificultades le imponen un cambio de objetivo, trasladándose a Tierra del Fuego, a la tierra de los yaganes. En 1851, el entregaría su vida por Cristo, muriendo de hambre en esas lejanías. Pero la Sociedad Misionera para Sudamérica (SAMS) que fundara en 1844 para sostener su empresa misionera permanecería y daría frutos. La inspiración provocada por su compromiso causó que se hicieran muchas ofrendas: tanto materiales como vidas consagradas a la misión. La misión al Chaco, de Barbrooke Grubb (1890), y la misión araucana, de Carlos Sadlier (1894) han seguido hasta hoy, y su influencia en el campo de la educación, la salubridad y el desarrollo son, junto con la obra evangelizadora, un testimonio de su entrega.
En 1958, en la Conferencia de Lambeth, los obispos de la Comisión Anglicana recomendaron la extensión de la misión evangelizadora más allá de los indígenas: a todos los que no conocían a Cristo. En respuesta a este desafío vemos que Brasil y el cono sur de América se han desarrollado al punto de llegar a ser provincias autónomas, en tanto que las diócesis de Centroamérica avanzan rápidamente hacia ello, aumentando el número de sus congregaciones y la ordenación de ministros nacionales.

Historia en Chile

La presencia anglicana en Chile se remonta a los años 1830, con la llegada del capitán inglés Allen Gardiner, quien tenía la visión de evangelizar a los indígenas en el sur. También por esa época, las pequeñas pero influyentes comunidades británicas obtienen permisos oficiales para celebrar discretos cultos en los consulados y en los buques ingleses. La primera iglesia construida es la de St. Paul’s en Valparaíso, que inauguró sus servicios en 1869.

Organización:

En la actualidad la Iglesia Anglicana en Chile constituye una “Diócesis”, la que pertenece a la Provincia del Cono Sur de América, junto con las diócesis de Argentina, Argentina Norte, Bolivia, Paraguay, Perú y Uruguay. Las provincias anglicanas son autónomas, pero están unidas por lazos de afecto y lealtad con la Comunión Anglicana -como se le llama al anglicanismo en el mundo- y con el Arzobispo de Canterbury. El Arzobispo convoca, cada 10 años, a la Conferencia de Lambeth, en Canterbury, Inglaterra. Esta es una reunión de todos los obispos anglicanos y tiene un carácter consultivo.

La Iglesia Anglicana tiene como máxima autoridad el Sínodo, instancia que reúne a miembros laicos y clérigos, representando a las iglesias de las distintas regiones del país.

El Sínodo se celebra cada tres años. Este elige una “comisión permanente” que se reúne tres o cuatro veces al año.

Liderazgo:

En el ministerio, se consideran las órdenes tradicionales de la Iglesia cristiana: Obispos, Presbíteros y Diáconos. Cada Iglesia local tiene un pastor a quien reconoce como la autoridad que encabeza los aspectos espirituales y ministeriales. Los obispos son elegidos mediante un proceso de selección y consulta, que finalmente dirime un Colegio Electoral, de amplia representación. En Chile hay también un Obispo auxiliar para la zona sur, el Revmo. Abelino Apeleo Puel.

Los asuntos administrativos de cada iglesia, son velados por un Concilio (compuesto de cinco o más personas) que se elige democráticamente entre los miembros.

Cada iglesia contribuye a la Diócesis para financiar los gastos episcopales, administrativos, provinciales y de Educación Teológica.

Membresía:

Consideramos el bautismo* como el inicio de la vida cristiana y bautizamos también a los hijos de padres creyentes, comprometidos con llevarles paso a paso hacia una fe madura. Posteriormente, la persona puede “confirmarse”.

La confirmación es una ceremonia muy significativa, presidida por el Obispo, en la que la persona se compromete con Cristo y renueva las promesas de su bautismo.

A través de ella, también, la persona pasa a ser miembro pleno de la iglesia, con derecho a votar en las asambleas.

*Aceptamos el bautismo efectuado con agua y en nombre del Padre, Hijo y Espíritu Santo, de modo que quienes fueron bautizados en otras iglesias cristianas y se comprometen con Cristo en nuestra iglesia, no son obligadas a re-bautizarse.

Extensión:

Existen en el país aproximadamente 80 congregaciones, desde Arica hasta Punta Arenas. Los grandes centros urbanos en Santiago y Valparaíso, como también las dispersas congregaciones rurales en la zona de la Araucanía, concentran la mayor parte de nuestra membresía.

Consagraciones:

Cada año, nuevos diáconos y presbíteros completan su periodo de formación y de estudios para dedicarse, en tiempo completo o parcial, al servicio de las iglesias en nuestro país.

¿Por qué hay Anglicanos en Chile?

Esta narración histórica intenta descubrir el desarrollo de las actividades anglicanas en Chile, desde los primeros contactos, hasta los tiempos modernos.

Libro: Somos  Anglicanos. Autor Bárbara Bazley.

Historia en el Norte de Chile y Antofagasta

FACTORES QUE IMPULSARON LA LLEGADA DE LA IGLESIA ANGLICANA A CHILE

1.- Económico:

-Inmigrantes en busca de nuevas oportunidades

-Desarrollo de la industria salitrera: oficinas salitreras y empresa del ferrocarril

-Formación de capellanías en el norte: Iquique, Tocopilla, Antofagasta, Taltal, Chañaral, Copiapó y Coquimbo.

2.- Misional:

-En cumplimiento de la Gran Comisión

-Misión Araucana

-Evangelización al Continente Descuidado (América Latina)

LA IGLESIA ANGLICANA EN ANTOFAGASTA

1.- Capellanía St. Saviour´s (San Salvador)

-1907. Primer culto

-1912. Construcción capilla

-1966. Último capellán: Rev. Richard Robbins

-1972. Venta de la capilla (Av. La torre)

-1979. Último culto (Philip Monypenny)

-1994. Se retoman los cultos atendidos por la IACH.

2.- Nacimiento de la Iglesia del Salvador

-Gestor Obispo Colin Bazley

-1995. Sínodo Diocesano: Plan Norte

-1995. “Viaje Apostólico” por el norte de Chile

Jueves 15 de Junio de 1995. Obispo Ian Morrison ora por el nacimiento de la obra en la ciudad.

-Plantación de la iglesia:

  • Primera etapa (1995-1996): Estudios Bíblicos y cultos en forma irregular
  • Segunda etapa (1997): Llegada de Rvdo. Bruce Hallyburton

-1998. Gestión de Obispo Colin para conseguir fondos para la compra de terreno para la iglesia.

  • 21 de Octubre del 2007: El Obispo Tito Zavala inaugura el edificio de la Iglesia del Salvador de Antofagasta ubicado en Antonino Toro 1368.

-2011. Rvdo Bruce Hallyburton deja la Ciudad para volver a Australia haciéndose cargo nuestro queridísimo Hno Esteban Cayul como Ministro Laico, junto con el concilio de la Iglesia.

-2014. Rvdo Esteban Alvarez, llega como diácono a hacerse cargo de la Iglesia, siendo ordenado presbítero en la ciudad en Abril de ese mismo año.